Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

Intercambiaron experiencias sobre violencia de género en las distintas universidades de la región Nuevo Cuyo

Fue en el marco de un encuentro que se realizó entre las universidades regionales que componen el CPRES Nuevo Cuyo de la Red Universitaria de Género, dependiente del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN)

06 de mayo de 2022, 11:25.

Intercambiaron experiencias sobre violencia de género en las distintas universidades de la región Nuevo Cuyo

Ampliar imagen


Se realizó, con muy buenos resultados, el encuentro entre las universidades regionales que componen el Consejo de Planificación Regional de la Educación Superior (CPRES) Nuevo Cuyo de la Red Universitaria de Género, dependiente del CIN. En este marco visitaron la UNCUYO las representantes de la Red Universitaria de Género e integrantes de los equipos técnicos de las universidades nacionales de San Juan, San Luis, Comechingones y Cuyo.

La apertura de estas jornadas estuvo a cargo de los secretarios de Extensión y Vinculación y Bienestar Universitario de la UNCUYO, Mauricio González y Gustavo Montoya, respectivamente. Luego tomaron la palabra la representante RUGE de la UNCUYO y coordinadora del CPRES Nuevo Cuyo, Eva Rodrìguez Agüero y la coordinadora de la Consejería de Género de la Universidad, Aleyda Yanez. A continuación se realizó la videoconferencia de Florencia Rovetto, responsable del Área de Género y Sexualidades de la Universidad Nacional de Rosario.

Luego se realizaron las jornadas de trabajo interno, que se dedicaron al intercambio de experiencias y miradas sobre la violencia de género en el ámbito universitario, incluyó la evaluación de casos específicos y el análisis de las resoluciones. La actividad fue atravesada por nudos problemáticos, propuestos por la Consejería de Género de la UNCUYO, la cual ofició de anfitriona junto al IDEGEM.

Lo nudos giraron en torno de la institucionalización de los espacios que intervienen en los casos de violencia de género en las universidades y su jerarquización; el tratamiento de denuncias con puestos jerárquicos de poder; el acompañamiento de otras poblaciones en el marco del protocolo: identidades trans, sexualidades disidentes, adolescentes y niñes y procesos sancionatorios y procesos restaurativos. Cada eje tuvo un tratamiento particular y profundo y la puesta en común de experiencias fue enriquecedora para cada una de las universidades participantes.

Las conclusiones al finalizar las intensas jornadas, dejaron ver la necesidad de sistematizar este tipo de encuentros donde quienes desarrollan este trabajo tan importante para la población universitaria puedan sumar aportes recíprocos para avanzar contra las violencias de género de manera articulada y regional.