Producirán algas para extraer biocombustibles

Se trata de uno de los ejemplos claros de cómo la Universidad Pública contribuye a mejorar la calidad de vida a través de la producción de conocimiento científico. En esta oportunidad un equipo conducido por el Dr. Jorge BARÓN llevará adelante un proyecto de investigación aplicada con financiamiento externo.

13 de agosto de 2009, 11:56.

Producirán algas para extraer biocombustibles

Ampliar imagen


La empresa Dorial Managment aportará 100 mil dólares para desarrollar la investigación. Los investigadores esperan producir algas y extraer de ellas un aceite apto para fabricar biodiesel. Además de conocer y dimensionar el proceso productivo de selección, cría y engorde de las algas, evaluarán el potencial comercial de la aplicación del proyecto y de su explotación a gran escala en el futuro, y a través de la actuación de la Unidad Técnico Acacadémica de Propiedad Intelectual de la Universidad, se protegerán los posibles desarrollos susceptibles de patentamiento. También, como es costumbre en este tipo de emprendimientos, se formarán recursos humanos.

El vicerrector Gustavo Kent se refirió al orgullo que representa para la Universidad que un equipo de investigadores propio encare un proyecto de esta envergadura “sobre todo por la transferencia que se va a poder hacer de esto al medio”, expresó. Además hizo hincapié en que hay que profundizar la actividad de investigación y desarrollo con la inversión privada, como se da en este caso. “E incluso prever aspectos tales como la protección de los activos intangibles que puedan surgir a partir del desarrollo, es decir las patentes”, concluyó el académico.

Por su parte Luca Giussani, de la empresa que invertirá en este proyecto explicó que llegó a la Universidad Nacional de Cuyo buscando un grupo que fuera capaz de desarrollar el emprendimiento y que esperan lograr una producción de biocombustible a escala industrial.

Cuidado del ambiente

Las ventajas de este estudio radican en que se utilizará la energía solar como fuente primaria y se reciclará el bióxido de carbono de chimenea para disminuir la emisión de gases de efecto invernadero. Jorge Barón, director a cargo del trabajo, hizo especial énfasis en que el desarrollo que llevará dos años y que se utilizará energía solar, “de la que tenemos mucha en Mendoza, expresó”.

La investigación está orientada a utilizar aguas residuales industriales y urbanas, ya que es en ese ámbito donde crecen las algas que se producirán. Se generará así un proyecto ambientalmente cuidadoso.

Como actividad complementaria de esta investigación aplicada, se formarán estudiantes avanzados de grado y posgrado con conciencia de uso de alternativas tecnológicas para producir energía limpia.