Finalizó la primer etapa del proyecto glicerina como combustible para combatir heladas

19 de febrero de 2016, 12:07.

Finalizó la primer etapa del proyecto glicerina como combustible para combatir heladas

Ampliar imagen


Con este proyecto se busca acercar a los productores mendocinos un método de contingencia antiheladas, aprovechando, en esta primer etapa, un subproducto de bajo costo de la elaboración de biodiésel, como lo es la glicerina. Su desarrollo se llevó a cabo entre mayo de 2014 y diciembre de 2015, concretando los diferentes ensayos propuestos en distintas fincas de la provincia de Mendoza.

La producción agrícola es uno de los puntales de la economía de la Provincia de Mendoza. Sin embargo, gran parte de la producción anual es dañada por las heladas. Por esta razón, es necesaria la utilización de un método de contingencia efectivo y que produzca un impacto mínimo en el medio ambiente.

Uno de los métodos de defensa comúnmente utilizado por los productores agrícolas es el uso de calentadores o quemadores de combustibles líquidos derivados del petróleo. En este caso, los inconvenientes que se presentan se relacionan con el elevado costo del combustible, la problemática ambiental y la disminución de la calidad de la fruta, debido a la incrustación de material particulado en los frutos crecientes y la emisión de gases durante la combustión.

Financiado por la Secretaría de Políticas Universitarias, en la convocatoria “Enrique Mosconi”, el proyecto buscó contribuir a dinamizar el entorno productivo provincial, mediante la introducción de energías alternativas en prácticas concretas del sector agrícola. A lo largo del proyecto se realizaron trabajos conjuntos y multidisciplinarios con distintas instituciones, Unidades Académicas de la Universidad Nacional de Cuyo y productores mendocinos. Se acercó al sector agrícola y autoridades provinciales un método de contingencia antiheladas, aprovechando un producto de bajo costo, que en la actualidad es un efluente del proceso de producción de biodiesel, con una menor cantidad de emisiones que los combustibles actualmente utilizados.

El combustible propuesto se compone básicamente al mezclar glicerina con biodiesel a fin de evitar los problemas de la combustión de glicerina pura (alta emisión de acroleína en gases de combustión entre 200°C y 300°C, bajo poder calorífico, alta viscosidad y baja temperatura de llama), para su posterior combustión en un quemador de lucha contra heladas, provisto por fabricantes locales. Se realizaron pruebas en campo y mediciones de temperatura y gases de combustión garantizando el correcto funcionamiento y senso de variables, que junto con la ayuda y conocimientos de productores locales del comportamiento de los quemadores y del fenómeno climático, se llegó a un entendimiento global de la problemática de la contingencia contra heladas, justificando la ampliación de la investigación y el desarrollo de alternativas.

Ensayos y presentación de resultados

Se diagramaron diferentes ensayos en un quemador de combustible líquido el cual consta de dos cuerpos, un tanque de combustible y una chimenea que proporciona el tiraje adecuado. La chimenea, además, consta de un recuperador de gases para aumentar el rendimiento de la combustión y disminuir las emisiones ambientales. En este recuperador de gases se instaló una termocupla, midiendo las temperaturas a las que se quemaban los gases de escape de la chimenea. A la salida de la chimenea se instaló un intercambiador de calor que bajó la temperatura de los gases, a fin de medir la concentración de acroleína por medio de tubos colorimétricos.

Se inició con una mezcla de gasoil (50%), glicerina (50%) y trietanolamina (la cual permite formar una emulsión estable, ya que los dos primeros son inmiscibles), a fin de observar y evaluar su comportamiento. Luego se ensayó con diferentes combustibles y proporciones. Los resultados obtenidos fueron satisfactorios, estando siempre por encima de los rangos de temperatura requeridos para la descomposición de acroleína.

Cada una de las experiencias se registró en gráficos que muestran el comportamiento del combustible ingresado al quemador por medio del sensor de la temperatura de llama registrada en el cono de combustión, generalmente se alcanza una temperatura de 700 a 850ºC en régimen y se obtuvieron lecturas negativas  de presencia de acroleína.

El proyecto contó con una continua socialización de la información, por medio del acercamiento de los diferentes actores que, directa o indirectamente, se benefician de los resultados expuestos en diferentes ambientes universitarios y del sector productivo, con la compañía de la Municipalidad de Junín y Rivadavia, junto con notas periodísticas y radiales.

Próximos estudios

Con la finalidad de eficientizar los métodos de defensa para diferentes tipos de heladas, junto con su logística y sistema resulta necesaria la continuación de la investigación en una segunda etapa que profundice problemáticas encontradas. Se propone su estudio a través de modernas herramientas de simulación matemática en los siguientes temas:

  • Optimización del combustible compuesto y sistema de calefacción contra heladas.
  • Utilización de diferentes combustibles limpios que brinden soluciones locales integrales, evaluando características económicas, ecológicas y logísticas bajo condiciones puntuales de las heladas.
  • Análisis del ambiente, forma de acción de la helada y maneras más eficientes de disposición de los quemadores en el terreno.
  • Evaluación del uso complementario de sistemas híbridos (activo-pasivo) de lucha contra heladas.

Para más información sobre este proyecto pueden consultar con el Instituto Multidisciplinario de Energía al teléfono 4-299986 o al e-mail ide@uncu.edu.ar.