Día mundial contra el trabajo infantil

La Lic. Iris Perlbach y el Lic. Juan Ignacio Torre han realizado una investigación sobre los Determinantes del Trabajo Infantil en Argentina.Para ver la investigación completa ingrese a la noticia y descargue el documento adjunto. 

11 de junio de 2009, 15:23.

Día mundial contra el trabajo infantil

Ampliar imagen


Han transcurrido diez años desde que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) adoptó el Convenio Nº 182 por la eliminación de las peores formas de trabajo infantil. Este Convenio, el más rápidamente ratificado de todos los Convenios de la OIT, contribuyó a generar un enorme cambio en las actitudes hacia el trabajo infantil. Uno de los rasgos cruciales del mismo es que insta a que se preste atención a la condición de todos los niños en situación especial de riesgo.

Aunque ha habido progresos en la reducción del trabajo infantil a lo largo de los últimos diez años, la incidencia de la crisis financiera mundial amenaza erosionar estos recientes progresos. A la hora que las familias se están hundiendo cada vez más en la pobreza y que tienen que elegir entre enviar a sus hijos o a sus hijas a la escuela, son éstas últimas las que salen perdiendo. Conforme la crisis se va profundizando, los niños podrían contarse entre sus principales víctimas.Muchas de ellas tienen difícil o ningún acceso a la educación y muchas trabajan en condiciones que ponen en grave peligro su salud, su seguridad y su moralidad (OIT IPEC).

La Comisión Nacional Argentina para la Erradicación del Trabajo Infantil realiza una encuesta que estudia las características del trabajo infantil, a partir de ésta la Lic. Iris Perlbach y el Lic. Juan Ignacio Torre han realizado una investigación sobre los Determinantes del Trabajo Infantil en Argentina. Ésta muestra que en las regiones cubiertas por la encuesta, donde habita la mitad de la población argentina, cerca del 13,5% de niños de 5 a 13 años trabaja. En la provincia de Mendoza los niños varones son más vulnerables que las niñas y la probabilidad de trabajar de ambos crece con la edad.

El nivel educativo alcanzado por los padres del hogar, muestra ser un importante factor de protección frente al trabajo infantil, lo mismo sucede con el hecho de que los menores asistan a clases, como competidora del trabajo en la distribución del tiempo del niño. La experiencia laboral de los padres también influye la probabilidad de trabajo de los niños.

Para ver la investigación completa debe descargar el documento adjunto.