Consejos para cuidar el agua

DÍA A DÍA CUIDEMOS EL AGUA

Aunque la problemática del agua en gran escala es consecuencia de prácticas económicas inadecuadas, desde nuestros hogares podemos aportar y educar respecto al cuidado de este recurso, empezando por cambiar nuestros usos cotidianos.

Consejos para el consumo responsable de alimentos: (siempre considerando la calidad de los mismos)

En el supermercado o almacén:
- Elegir alimentos con menos envoltorios.
- Preferir alimentos de producción local o regional.

En la compra de verduras:

- Conocer los productos de estación y producción local o regional, y preferirlos. El transporte y conservación de alimentos aumenta la huella hídrica del producto.
- Preferir alimentos cultivados sin usos de agroquímicos.

En la casa:
- Elaborar comidas diversas y nutritivas, combinando proporciones adecuadas de carne, cereales, legumbres y otros vegetales.

Cuidados generales
- Cerrar bien las canillas de agua que gotean en la casa, ahorrarán unos 170 litros de agua al mes.
- Comunicar las pérdidas de agua en las veredas o en las calles a Aguas Mendocinas, a la municipalidad o al distribuidor de agua en sus localidades. Perdemos más del 50% del agua potable por cañerías dañadas.
- Al salir de viaje, cerrar la llave de paso del agua de sus casas. Evitarán posibles inundaciones por canillas abiertas.

En el baño
- No dejar la canilla abierta al lavarse los dientes, las manos o al afeitarte. Con esto se ahorra12 litros de agua por minuto.
- No usar el inodoro como basurero, tirando colillas de cigarrillos, pañuelos descartables, toallas femeninas, algodón, aceites de la cocina u otros residuos. - Usar el inodoro sólo para los desechos cloacales. Con esto se ahorran de 6 a 12 litros.
- Utilizar la ducha en lugar de llenar la bañadera. Cerrar la canilla mientras se enjabonan o se lavan el cabello. Con esta práctica se ahorran unos 150 litros cada vez.
- Mientras se espera a que salga agua caliente de la canilla, llenar un recipiente con el agua fría y se puede utilizar, por ejemplo, para regar las plantas o conservarla en un balde para la limpieza.
- Reparar las canillas que gotean. Se ahorran aproximadamente 46 litros de agua por día.

Con la limpieza

- Usar el lavarropas y el lavavajillas con la carga completa y el programa adecuado. Cuando lavan a mano consumen un 40% más de agua.
- No lavar la vereda o el patio con manguera. Eso genera un enorme gasto de agua que no es necesario. Es suficiente un balde con agua y una escoba mojada.
- Respetar los horarios impuestos por Aguas Mendocinas para el riego de jardines, tanto en la calle como en el interior de las casas.
- Para lavar los pisos de la casa, usar un balde con agua para remojar el trapo de piso, no lo remojen bajo la canilla abierta.
- Para lavar baños y cocina, usar un balde con agua. No utilizar el chorro abierto de las canillas.
- No lavar el auto con manguera, usar un balde con agua.
- Primero remojar y enjabonar los cubiertos y los platos, luego enjuagarlos  pero no dejar correr el agua.
- A la hora de descongelar alimentos, evitar ponerlos bajo el chorro del agua.
- Lavar las verduras y frutas en un recipiente con agua. Si lo hacen en la pileta de la cocina, usar un tapón. No dejar el agua corriendo mientras lo hacen.

En el jardín
- Regar las plantas y el jardín al anochecer o amanecer, de este modo las plantas se aprovecha al máximo el agua que no se evapora tanto como con el calor y el sol del día. Si es posible utilizar sistemas simples de riego por goteo o riego por aspersión. No inundar el jardín.
- Reducir el uso del agua para riego sembrando árboles y plantas autóctonos (o sea plantas propias de Mendoza, como cactus, algarrobo, aguaribay), resistentes a sequías. Es conveniente evitar grandes superficies de césped ya que consumen mucha agua. Como opción se pueden plantar arbustos.
- No cortar el pasto al ras. La altura conveniente es de 5 a 8cm. A esa altura las raíces se mantienen sanas, el suelo tiene sombra natural y puede retener la humedad.
- En el caso de piletas, ya sea grande o pequeña, lo mejor es cubrirlas mientras no se utilizan así se reduce la evaporación; tratar de mantener limpia el agua para que no sea necesario cambiarla con frecuencia (hoy hay muchos productos en el mercado que ayudan a mantener el agua limpia por mucho tiempo). Reutilizar el agua de la pileta para regar o limpiar.

Fuente: Manual Cuyún en la escuela: Cambia tus hábitos, no el clima.


Notas de Ciencias Ambientales:

Ver más noticias