Con una caminata por el Divisadero Largo se conmemoró el día de las Montañas

El 11 de diciembre fue declarado por la ONU como el Día Internacional de las Montañas con el fin de resaltar la importancia del desarrollo sostenible de las montañas. En este contexto el Instituto de Ciencias Ambientales, perteneciente a la Secretaría de Extensión y Vinculación de la UNCUYO, organizó una caminata por la Reserva Natural Divisadero Largo.

13 de diciembre de 2019, 11:34.

Con una caminata por el Divisadero Largo se conmemoró el día de las Montañas

Ampliar imagen


La Reserva Natural Divisadero Largo se creó en 1983 y se encuentra a 8 km al norte de la Ciudad de Mendoza por la Ruta Provincial 99, Circuito Papagayos, a 50 metros del paredón del dique Papagayos, desvío hacia el Oeste por huella interna hasta la seccional de guardaparques (a 700 m).

Es un área protegida que constituye un ecotono de precordillera y llanura que protege flora y fauna ofreciendo a los visitantes una amplia gama de alternativas en senderismo. Además de su gran riqueza geológica, paleontológica e histórica posee valores antropológicos y arqueológicos que contribuyen a reconstruir el pasado remoto de la vida humana en el lugar.

La caminata organizada por el ICA, en el marco del Día Internacional de las Montañas, estuvo guiada por Rubén Massarelli, Guardaparque de la reserva, quién durante toda la caminata fue contando las diversas caracteríasticas geológicas y la variedad de especies de flora que posee el circuito. 

"Estuvimos haciendo un recorrido, la reserva tiene tres senderos bien marcados, hoy hicimos el sendero largo, alrededor de 5km, es una caminata de dos horas en donde identificamos la parte geológica del área y también de la parte de la flora del lugar" comentó Massarelli. 

La actividad además de resaltar por su contenido informativo sobre una reserva ubicada muy cercana del centro mendocino estuvo signada también por la toma de conciencia frente al cuidado de nuestras reservas naturales precisamente en la prevención de siniestros. 

8 razones por las cuales las montañas son importantes según la ONU:

1. No solo proporcionan sustento directo a 915 millones de personas que viven en las montañas en todo el mundo, sino que también benefician indirectamente a miles de millones de personas que viven aguas abajo.

2. Albergan al 13% de la población mundial. Más del 90% de las personas que viven en las montañas viven en países en desarrollo, y uno de cada tres habitantes de zonas montañosas de países en desarrollo sufren inseguridad alimentaria.

3. Proporcionan del 60 al 80% del agua dulce del mundo. Algunas de las ciudades más grandes del mundo, incluidas Melbourne, Nairobi, Nueva York, Río de Janeiro y Tokio, dependen de las montañas para obtener agua dulce.

4. Las comunidades de montaña producen en abundantes cantidades productos y alimentos con un alto valor nutritivo y de calidad como café, cacao, miel, hierbas y especias, además de artesanías que mejoran los medios de subsistencia e impulsan las economías locales.

5. El turismo de montaña representa del 15 al 20% de la industria del turismo mundial. Atraen turistas para una amplia gama de actividades, como esquí, escalada, senderismo y exploración.

6. Desempeñan un papel clave en el suministro de energía renovable, como la energía hidroeléctrica, la energía solar, la energía eólica y el biogás, para las ciudades aguas abajo y para las comunidades remotas de las montañas. La energía hidroeléctrica proporciona alrededor de una quinta parte de la electricidad en todo el mundo, y algunos países dependen casi exclusivamente de las regiones de montaña para la generación de energía hidroeléctrica.

7. Seis de las 20 especies de plantas de las que provienen la mayoría de los alimentos del mundo se originaron en regiones de montaña. Estas valiosas especies son el maíz, las patatas, la cebada, el sorgo, la quinua, los tomates y las manzanas. Es difícil imaginar una dieta nutritiva sin al menos uno de estos alimentos.

8. Tienen un gran significado cultural y natural. Como reconocimiento, la UNESCO ha declarado muchas montañas Patrimonio Mundial y Reservas de la Biosfera (catalogadas así por encontrar soluciones en el equlibrio entre el desarrollo sostenible, la conservación y la biodiversidad). De hecho, casi el 60% de todas las Reservas de la Biosfera contienen ecosistemas de montaña.